JOSÉ FIDENCIO AGUIRRE FIERRO "COL8" - El Marimbol en el Son Jarocho
   
Marimboles Col8
  Inicio
  Biografía
  Trayectoria
  Talleres
  Instrumentos del Mundo Mundano
  Album de Fotos
  Videos
  Paginas Amigas
  Laudería COL8
  Historia del Marimbol
  => Origenes y Descripción
  => Llegada del Marimbol a México
  => El Marimbol desarrollado en Veracruz
  => El Marimbol en el Son Jarocho
  Contacto


 
Como lo mencionamos, a pesar de haber transcurridos tres cuartos de siglo desde que este instrumento entró a México por las costas de Veracruz, la incorporación del marimbol a la música tradicional de la región centro-sur de este Estado -el Son jarocho- no se realizó de manera decisiva sino hasta la década de los años noventa.

La afortunada decisión de Francisco García Ranz de iniciar en esa década el trabajo pionero de volver a construir marimboles en México redundó en el hecho de que contemos, hoy en día, con un diseño constructivo que –con el tiempo- se ha transformado en un prototipo para los nuevos artesanos que fabrican este instrumento en Veracruz. Gracias a él, muchos hemos tenido la fortuna de conocerlo, de escuchar nuevamente su sonido y hasta de aprenderlo a tocar. Por ello, el músico afronorteamericano Jekk Musik pudo integrarlo ocasionalmente en el trabajo del grupo de música jarocha "Son de Madera" a mitad de los años noventa. A partir de allí, esta agrupación lo incorporó de manera definitiva en el año 1996, estableciendo con ello un formato instrumental nuevo que, con el tiempo, ha sido retomado por grupos muy representativos de la corriente tradicional del Son jarocho, como ha sido el caso de "Chuchumbé" (en el sur del estado de Veracruz); de "Río Crecido" y "Alaritangea" (de Santiago Tuxtla); de los grupos "Estanzuela" y "Papalote", de Tlacotalpan; de "Los Utrera", familia de músicos campesinos de la región de los Tuxtlas; de los grupos "Los Yndios Verdes", "La Leva", "Semilla" y "Los Vega" (de la Ciudad de México); o -más recientemente- de los grupos "Los Pájaros del Alba" y "Raíces" (de la ciudad de Cosoleacaque); "Los Tlaconetes" (del puerto de Veracruz); "Tacoteno" (de la ciudad de Minatitlán); "Son Luna" (de la ciudad de Xalapa) y de "Son y Tangueo" de la ciudad de Villahermosa, estado de Tabasco; así como otros dos del Estado de Oaxaca: la agrupación "El Butaquito", de la ciudad de Tuxtepec -área que esta incorporada culturalmente a la región jarocha que conforma la cuenca del río Papaloapan- y el grupo "Raíces", de la capital de aquella entidad.

Todas estas agrupaciones se han interesado por integrar un genuino instrumento popular que ha estado entre nosotros un largo tiempo y que hasta hace unos años se hallaba al margen del inventario musical jarocho. Lo han incluido en este género tradicional de Veracruz y lo han vuelto cada vez más familiar en fiestas campesinas y encuentros de jaraneros. Gracias al interés y al entusiasmo que han mostrado estos músicos por recuperar para nuestra cultura el marimbol, éste ha logrado ganar en pocos años una innegable presencia, irrumpiendo en un medio cuya dotación instrumental había permanecido prácticamente invariable desde hace casi tres siglos, integrándose silenciosa, pero vigorosamente a las jaranas y a los requintos de distintos tamaños y timbres que desde siempre han caracterizado a este género musical. Hecho trascendental si consideramos que para una cultura tradicional esta circunstancia representa el reconocimiento expreso de un instrumento nuevo que la comunidad jaranera comienza a considerar como suyo, que acepta con respeto y mira con afecto.

Tal ha sido su impacto en este medio tradicional, que desde hace tres años se vienen realizando los primeros talleres de ejecución de este instrumento, espacios de aprendizaje que han sido diseñados para brindar a los jóvenes músicos las bases prácticas y teóricas básicas necesarias para incorporarlo plenamente a este género y garantizar, con ello, su arraigo entre nosotros.

Los nombres de Jorge Bapo Martínez, del grupo "Río Crecido", de Leopoldo Novoa, del grupo "Chuchumbé", de Julio César Corro y José Aguirre Fierro "Colocho", del grupo "Estanzuela", de José Luis Pérez Escamirosa, del grupo "El Butaquito" y -naturalmente- el de Francisco García Ranz, representan a figuras innovadoras que han comenzado a construir este instrumento y a experimentar con él, dándose a la tarea de modificar sus características técnicas, mejorar su calidad acústica y enriquecer sus posibilidades musicales.

Así, todos quienes hemos sido cautivados por este instrumento hemos tenido la fortuna de colaborar en ese esfuerzo magnífico por recuperar el marimbol. Por ello, debemos festejar con regocijo su presencia en nuestra música tradicional y anunciar al resto del mundo que en Veracruz le hemos irrigado nueva vida y lo hemos puesto a sonar otra vez.

 Anterior    
   
Hoy habia 1 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis